jueves, 2 de febrero de 2012

Pongamos que te pongo y tú me pones...



Mi mirada sigue la perfecta forma de tus labios,
no imaginas que sentí el primer momento tras rozarlos. El orgullo puede a la razón de
ambos,
mataría por ti, moriría por ti, puedo demostrarlo.

2 comentarios: